La famosa compañía Garmin, que por cierto es la propietaria de uno de los equipos ciclistas más poderosos y prestigiosos del mundo en la actualidad, ha ido revolucionado en los últimos años el mundo del deporte, merced a su inteligente aplicación de las nuevas tecnologías. Así, el Garmin Forerunner 230 se ha convertido en un reloj de carrera que, por si fuera poco, ha agregado además a su dispositivo de funcionamiento un pulsometro Premium.

Nunca las personas que practicar ciclismo tuvieron tantas ventajas y facilidades al alcance de la mano, o de la muñeca, para ser exactos, que es donde puede colocarse este reloj de carrera. En el mundo del ciclismo profesional ya se está comenzando a exprimir todas las virtudes que aporta el Garmin Forerunner 230. Con un precio para el gran público que pude andar entre los 200 y los 400 euros a priori, este modelo ha pasado a ser un complemento de postín para todos aquellos que se lanzan a la carretera con una bicicleta para hacer lo que más les gusta, que es pedalear y devorar kilómetros.

Por medio del Garmin Forerunner 230, que también cuenta con un sistema sofisticado y fiable de GPS, es posible hacer un seguimiento exhaustivo de todos los kilómetros que se recorren durante la salida en bicicleta. Al mismo tiempo, las calorías que se consumen están controladas, como también lo pueden estar los pasos que se den o las pedaladas.

Otras funciones de este artilugio tienen que ver con el examen de la calidad del sueño durante la noche o con las notificaciones inteligentes que el Forerunner 230 va proponiendo a su usuario. Gracias al pulsómetro Premium que Garmin a añadido al reloj de carrera, también es muy fácil obtener información sobre el ritmo que se lleva, sobre la frecuencia cardiaca exacta o sobre el consumo de oxígeno.